Qué son y cómo prevenir los pelos enquistados

Los vellos enquistados pueden causar comezón, dolor y enrojecimiento e hinchazón. Descubre aquí cómo evitar los vellos enquistados después de la depilación.

What Are Ingrown Hairs and How to Prevent Them

Los vellos enquistados pueden causar comezón, dolor y enrojecimiento e hinchazón. Aprende más sobre los pelos enquistados, cómo tratarlos y cómo prevenirlos al depilarte. Todos queremos tener la piel con un aspecto saludable después de la depilación. Sin embargo, la depilación también puede causar enrojecimiento, irritación y pelos enquistados en la piel. Los pelos enquistados pueden ocurrir tras la depilación y son el resultado de un vello que se ha cortado y se ha enroscado hacia dentro de la piel.

¿Qué son los vellos enquistados?

Después de depilarte, el vello cortado puede enroscarse debajo de la piel y empezar a crecer por debajo de la superficie. Este pelo enquistado crea un sarpullido como un pequeño grano colorado o rojo en la piel, que puede contener o no pus, y que puede picar y causar enrojecimiento, hinchazón y dolor.

¿Dónde crecen los pelos enquistados?

Puedes acabar con pelos enquistados en cualquier sitio por donde te hayas depilado con la maquinilla. Aun así, normalmente ocurre en áreas donde el pelo es grueso y denso, como las axilas o ingles. Esto es debido a que el vello cortado se puede enroscar más fácilmente en la piel cuando es denso y rizado.

¿Cómo deshacerse de los pelos enquistados?

En la mayoría de los casos, los pelos enquistados desaparecen sin tratamiento. Para ayudar a que tu piel se recupere más rápido, evita tocarte el área afectada. También puedes seguir algunos pasos para acelerar el proceso de curación.

Evita depilarte la zona con pelos enquistados hasta que hayan tenido tiempo para curarse. Humedece la zona con agua caliente o aplica una toalla caliente durante unos minutos. Prueba a exfoliarte para eliminar cualquier resto de piel muerta, lo que puede bloquear la salida del pelo enquistado hacia la superficie de la piel. Aplícate una loción hidratante no grasa para ayudar a sanar la piel seca y eliminar las células muertas. Si ves que sale el pelo, intenta tirar de él suavemente con un par de pinzas esterilizadas. Visita al dermatólogo para que te recete un antibiótico si se te infecta un pelo enquistado.

¿Cómo puedes prevenir los pelos enquistados al depilarte?

Para proteger la piel de pelos enquistados, cada zona del cuerpo necesita diferentes pasos durante la depilación, pero, a continuación, te detallamos las mejores prácticas a seguir independientemente de la zona que te depiles.

  1. Cambia las hojas de la maquinilla con frecuencia Utilizar unas hojas desafiladas puede causar irritación, enrojecimiento y pelos enquistados en la piel. Si notas que las hojas te dan tirones o sientes que son ásperas sobre tu piel, lo más seguro es que estén desafiladas y necesites sustituirlas.

  2. Hidrata tu piel Humedece la zona que quieras depilarte con agua caliente con una ducha o baño durante al menos tres minutos. Hidratar tu piel facilita el corte del vello.

  3. Exfóliate regularmente Ya que normalmente los pelos enquistados son causados por células muertas de la piel que obstruyen la salida del pelo hacia la superficie, la exfoliación regular ayuda a eliminar esas células muertas.

  4. Depílate siempre con gel Depilarte en seco podría causar enrojecimiento, irritación y pelos enquistados en la piel. Hidrata siempre tu piel antes de depilarte, utiliza gel de depilación y aplica una loción hidratante para mantenerla hidratada.

  5. Sé constante Para proteger mejor tu piel de los pelos enquistados al depilarte, es importante que seas constante y que sepas cómo depilarte cada zona en particular.